El pasado 1 de junio, entró en vigencia la Ley N°21.210 que Moderniza la Legislación Tributaria, que regula todos los impuestos de las plataformas digitales. Desde ahora -lo que más se ha dicho es que- los servicios de streaming como Netflix, Spotify o PlayStation subirán sus tarifas un 19% pero, qué realmente significa esto y cómo nos afecta a quienes nos desenvolvemos en el rubro de las comunicaciones.

Entendamos que esta reforma recae en  todas las empresas extranjeras que presten servicios en Chile y que no cuenten con domicilio o residencia en el país y que provean contenidos de entretenimiento (videos, música, juegos, libros, diarios o revistas) o, tecnológicos  como los son los softwares y/o plataformas informáticas, así como también a quienes realicen publicidad digital.

De este modo, algunas de las que cumplen con esta característica y que empezaron a gravar el IVA desde el mes pasado son: PlayStation – Rappi – Amazon Prime Video (no amazon.com, que ya grava)  – Google Drive -HBO Go – Spotify – App de Fox – Apple Music – Xbox – iCloud – UberEats – Airbnb – Google Adwords, las que sin duda alguna traspasaran -más pronto que tarde- los costos a sus usuarios. Proveedores como Microsoft – Oracle – Cisco – SAP, quedan exentas por contar con dirección comercial en Chile. En tanto Uber y  Cabify de momento no tributarán este impuesto hasta no resolver la ley en trámite. (Es importante destacar que el transporte de pasajeros en Chile es exento, sin embargo la única app que está constituida bajo ese giro es Cabify, he ahí el conflicto actual por la “Ley Uber”, pero este tema es harina de otro costal)

Volviendo al primer punto, se supone que el cobro del 19% se aplicará directamente a las empresas y no a los suscriptores, sin embargo de cajón cae suponer que este impuesto lo terminaremos pagando todos los consumidores de este país y siendo los más afectados -para variar- las pymes y la clase media.

Un ejemplo de aquello es lo que ya hace Google Ads en Europa, que desde hace aproximadamente 5 años  devuelve el 35% de los impuestos adicionales a los anunciantes más grandes, entonces ¿quién gana?, la multinacional que factura cifras millonarias y, las empresas de menor tamaño, bien gracias!.

Si esto lo llevamos a nuestra realidad y entendemos que todos los servicios gestionados desde la consola de Google como lo es G Suite, Google Drive Enterprise, Cloud Identity Premium, también deberán pagar IVA, ¿Cómo nos veremos afectados como industria?. Simple, las pymes deberemos mensualmente pagar este impuesto a través del SII, mes a mes para no generar deudas, mientras que las grandes empresas  quedan exentas del 19% y solo deben pagar el Impuesto Adicional (35%).  En el caso de que quienes adquieran los servicios sean personas naturales, este cobro lo verán reflejado en las tarifas de suscripción como ya lo está haciendo Sony y Netflix.

Y en ¿facebook?, la cosa es menos clara, según la página oficial “los anuncios de Facebook en Chile estarán sujetos a un impuesto sobre el valor agregado (IVA) del 19%. Esto se aplica a los anunciantes cuyo país de destino de venta en su dirección comercial o personal es Chile, que no agregaron el identificador de impuestos de 8 o 9 dígitos de Chile (RUT) a la cuenta publicitaria de Facebook y que no indicaron que están inscritos en el IVA en Chile”.

Entonces, es evidente que en este proceso donde la economía digital se hace cada vez más necesaria y cuya intención de la OCDE es poder frenar los paraísos fiscales de las grandes empresas tecnológicas -sobretodo GAFA-, lo cierto es que las únicas que siempre quedarán en desmedro económico son las pymes. Más aún, aquellas dedicadas al rubro de las comunicaciones que manejan las inversiones de muchos clientes a través de publicidades pagadas en Ads y cuyo modelo actual, en donde son las agencias las que se hacen cargo de las inversiones, ya no será sostenible. 

Con la modernización de la ley tributaria, las agencias tenemos la oportunidad de implementar nuevos  modelos en donde el cliente se debería hacer cargo de la inversión -a través de su propio sistema de pago-, mientras que la agencia solo se encargaría de cobrar el Fee respectivo por la estrategia, su implementación y gestión y así evitar todo este asunto del pago del IVA.