“EL 92,7 % DE LAS AGENCIAS DE COMUNICACIONES SE HAN VISTO AFECTADAS POR COVID-19”, con esta afirmación la Agencia de Noticias Press Latam tituló la nota en la que detalla los datos revelados mediante una encuesta hecha a algunas de las agencias de comunicaciones de nuestro país, específicamente las de PR.

Y es que según el mismo comunicado existe una ”visión de la crisis de toda la cadena de valor entre medios de comunicación tradicionales, y sus pares de estructuras de comunicaciones de empresas e instituciones”. Y claro, es que la pandemia nos vino de sopetón, aún no alcanzábamos a reponernos del estallido de octubre cuando se nos repite “el teletrabajo” y los medios nos empiezan a bombardear con “todas las aristas del Covid-19”, tratando quizás, de volver “al golpe noticioso”, lo que -evidentemente- no fue suficiente para evitar lo inevitable: despidos masivos y congelamiento de labores de cientos de colegas al alero de la ficticia “ley de protección al empleo”.

!Qué triste lo que pasa en los medios, La Duna, La Hora, Biut (todos pertenecientes  Copesa) y ahora se suma Publimetro, revista El Sábado y  Capital,  ya no quedan medios donde publicar, se nos van a ir los clientes!. Ha sido una de las frases más comentadas entre los colegas que trabajamos en agencias, durante este último mes. Pero, sin notar ni hacer la salvedad que los tres últimos -sin importar la razón de fondo- no han desaparecido si no que se han reformulado. Se pasaron al lado oscuro de la fuerza, se convirtieron en formato 100% digital (salvo revista El Sábado que pasa a ser un suplemento de El Mercurio), lo que a mera interpretación podemos decir que esta pandemia sí o sí nos viene cambiar la forma en que planteamos nuestros modelos de negocio.

Para las agencias tradicionales de PR, es la oportunidad de crear y ejecutar estrategias innovadoras para sus marcas y clientes, con propuestas que les permita estar presentes en los nuevos formatos de comunicación. No más papel ni radio tradicional “que vengan los blogs, los podcast y las redes sociales”, pero si no somos capaces de reinventarnos en pos de los nuevos tiempos vamos camino al abismo, tal y como lo interpreta Press Latam en su nota: “Las empresas contactadas realizan esfuerzos por mantener su staff de colaboradores, a pesar de la pérdida de clientes y la baja de los fee mensuales”.

¿Por qué se nos van los clientes? Acaso, ¿las marcas no tienen nada que decir? ¿Por qué no somos capaces de generar contenidos reales, humanos, con historias y acorde a la tan conocida “agenda setting”, bien lo dijo -en abril- Karen Thal la gerenta general de Cadem:

  

“Las Marcas no pueden dejar de conectar con los consumidores, en octubre dejaron de hacer publicidad y la gente no quería eso. Las marcas no pueden silenciarse, la gente cree que tienen un rol y tienen que estar”.

Karen Thal, gerente general de Cadem – La Tercera, 25.04.2020

A nuestro juicio, la respuesta es evidente, los clientes se están yendo porque deben acortar presupuestos. Es lógico, los recortes siempre se harán a los departamentos que generan menos ingresos. ¿Estamos seguros que los contenidos no generan ganancias para las empresas y marcas? o es que acaso las agencias perdieron el norte para convertirse en fábricas de salchichas, donde el KPI por volumen es solo lo que importa. 

Cuando somos capaces de comprender nuestro valor profesional y el aporte que podemos ser para nuestros clientes, ellos lo valoran y entonces, nos volvemos imprescindibles. Tal vez, en este escenario podremos ajustar el fee pero doy por sentado que jamás, una pérdida -de ningún tipo-. 

El brand, genera costumbres y sentimientos, justamente lo que los usuarios de hoy nos piden: contenidos más sostenibles, reales y por supuesto online. Si desde octubre a la fecha no hemos comprendido esto, es que en verdad creo que no hemos aprendido nada sobre la innovación y la reinvención, los números no mienten y según la AMM, el share digital alcanza -este año- el 40% de los canales de difusión.

Por lo que es obvio que frente a este escenario, la forma de comunicar ha cambiado. Nuestros clientes deben contar historias, las que serán compartidas un sin número de veces, siempre y cuando el contenido nos “llegue al corazón” y  nosotros, como profesionales responsables, debemos usar los canales apropiados para hacerlo, no todo es prensa. Y es clave recordar siempre que lo que es importante para el cliente, no siempre es atractivo para la audiencia. Es aquí donde radica nuestra expertise en el área de las comunicaciones.

Hoy, se están consumiendo más noticias y contenidos que nunca, por eso debemos pensar de manera inteligente en cómo captamos a la audiencia a través de estas historias, de manera que las marcas sientan que nuestro trabajo es importante, porque una vez que retornemos a la normalidad, el escenario ya habrá cambiado y el rol de las agencias será clave en la reactivación de algunas industrias, pero eso siempre y cuando configuremos nuestro modelo de negocio en pos de lo importante y no de lo banal.

Tal como concluye Press Latam “La calidad, difusión y acceso a esos contenidos se convierte en una parte clave del nuevo rol de estas empresas”. Hoy se están consumiendo artículos de primera necesidad, pero el resto de las marcas no pueden desaparecer. Y es clave en nuestro rol de comunicadores hacerlo de manera correcta, acorde a la agenda mediática y al buyer persona.  Publicar por publicar cada vez tiene menos sentido y esto demuestra la crisis que estamos viviendo como industria.

casa-ideas-ejemplo-post

De muestra, un botón, acá compartimos un ejemplo de cómo las marcas deben conectar con las audiencias en los tiempos que corren. Una buena gestión, bien asesorada, permite aumentar la reputación de una empresa, de manera innata.